PAUTAS DE HIGIENE VOCAL

PREVENCIÓN VOCAL PERSONAL:

  • Reducir el tiempo de habla. Hablar en exceso es un comportamiento de abuso vocal que crea fatiga. Se recomienda: períodos de silencio de 15-20 min, como mínimo 2 o 3 veces al día. El uso de la voz no debiera superar las 6-9 horas al día.
  • Evitar forzar la voz hablando en ambiente ruidosos durante largos períodos de tiempo. Se recomienda: hablar claro, lento, articulando más de lo habitual y siempre delante del interlocutor, para que pueda leer los labios y entender mejor sin necesidad de forzar.
  • No hablar gritando. Elevar excesivamente la voz es un comportamiento de sobre-esfuerzo vocal. Se recomienda: utilizar otro medio de llamada.
  • Eliminar la tos o carraspeo improductivo. El carraspeo es un comportamiento de esfuerzo traumático para las cuerdas vocales. Si se tiene sensación de que algo molesta en la garganta, se recomienda: beber agua, tragar saliva, vibración de labios (pedorretas) o lengua (emitir erres) para movilizar las flemas.
  • No agotar el aire al hablar. Nunca se debe de sentir que el aire se agota por completo al terminar la frase. Se recomienda: coger aire más a menudo, hacer pausas al hablar.
  • No hablar cuando se practica deporte o se levantan objetos pesados. Produce sobrecarga de la musculatura perilaríngea. Se recomienda: en este contexto siempre silencio.
  • Evitar la producción de voz fuera del timbre habitual: “poner voces”. Favorece patrones de esfuerzo vocal.
  • Evitar agentes irritantes laríngeos: comidas picantes, consumo de cafeína, bebidas excesivamente frías o calientes, ciertos inhaladores terapéuticos, tabaco, etc. Se recomienda: Eliminarlos antes de períodos de habla prolongados. Si consume café, beba un vaso de agua por cada taza de café.
  • La inspiración debe ser siempre nasal: como medida de filtración, hidratación y adecuación de temperatura al aparato respiratorio superior.

PREVENCIÓN VOCAL AMBIENTAL:

  • Hidratación. Niveles de humedad ambiental relativos al 70-75%, beber como mínimo 2 litros de agua al día, limitar la ingesta de caramelos de menta porque resecan la mucosa, mejor de miel, limón o eucalipto.
  • Control de la polución. Ventilación, renovación aérea (polvo en suspensión) y eliminación de tóxicos ambientales (polvo de tiza, humo del tabaco, etc.).
  • Moderar el uso de climatización artificial porque tiene bajo contenido de humedad (30%).
  • Control de alérgenos. El polen, los ácaros y el epitelio de animales, pueden provocar la inflamación reactiva de las mucosas de la laringe y faringe.

HIGIENE VOCAL:

  • Humidificación de las mucosas. Enjuagues nasales, pulverizaciones bucofaríngeos.
  • Limpieza del conducto auditivo. Revisiones ORL de la audición.
  • Controlar la alimentación. Las comidas fritas, las salsas y los dulces espesan la saliva. El alcohol y las comidas picantes pueden provocar acidez o reflujo gastroesofágico.
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿podemos ayudarte?
Powered by